Aplicaciones móviles que mejoran la vida de las personas con discapacidad

Estudiantes apasionados por la tecnología, programación y diseño trabajan en la resolución de retos relacionados con la innovación social en las universidades, donde ya hay un 1,7 por ciento de personas con diversidad funcional

Romper las barreras de la accesibilidad que impiden usar las nuevas tecnologías es lo que hacen muchos jóvenes universitarios y emprendedores. Las universidades se consolidan como el nicho idóneo para emprender, por su espacio de conocimiento y asesoramiento. De ahí, que la mirada social de muchos estudiantes se materialice en aplicaciones móviles que ayudan a las personas con discapacidad. La creatividad, la innovación tecnológica, la sensibilidad social, la sostenibilidad y la vocación para crear una empresa ciudadana son algunos de los elementos clave de la personalidad de estos emprendedores. Cabe destacar también que las universidades ejecutan más de un tercio del presupuesto, registran al 50 por ciento de las patentes y más del 80 por ciento de las publicaciones científicas. Asimismo, la mayoría de universidades son accesibles para las personas con discapacidad, algo necesario para garantizar una universidad normalizada y para garantizar una sociedad diversa e inclusiva. Por eso, el porcentaje de universitarios con discapacidad durante el curso 2015/2016 se situó en el 1,7 por ciento sobre el total, lo cual supuso un aumento de 0,4 puntos con respecto al curso anterior.

A continuación, algunos de los ejemplos de aplicaciones para este colectivo.

Tecnología al servicio

Luz Verde, un proyecto de tres estudiantes (Jorge Fabregat, Javier Ferrando y Joaquín Montesinos, estudiantes de Ingeniería de Telecomunicación e Ingeniería Eléctrica) de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) que han desarrollado una aplicación móvil capaz de traducir el estado de los semáforos para ayudar a las personas invidentes. Combina la información del Ayuntamiento de Valencia sobre la ubicación de los semáforos y la posición GPS del usuario. Advierte al peatón invidente con una vibración o un pitido de si puede pasar o no.

La app Epilepsia_DCA, diseñada por la recién egresada en Ingeniería Multimedia por la Universidad de Alicante, Gala García, detecta ataques epilépticos en niños que sufren daño cerebral adquirido. Conectado a un móvil y a una pulsera inteligente que monitoriza ritmo cardiaco, temperatura corporal y oxígeno en sangre, alerta con mensajes a los familiares o cuidadores.

ECO es una herramienta que ayuda a las personas con discapacidades diversas (autismo, persones mayores o que han sufrido algún accidente) a comunicarse y aprender. Easy Communicator (ECO), diseñada por estudiantes e investigadores de la Escuela Politécnica Superior de Ingeniería de Vilanova i la Geltrú (EPSEVG) dirigidos por la Cátedra de Accesibilidad de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), es una aplicación diseñada para solventar problemas de comunicación a través de tablets IOS y Android. En estos momentos, dos chicas estudiantes del grado en Ingeniería de Diseño Industrial y Desarrollo del Producto trabajan en esta aplicación en el marco de su proyecto de fin de grado, testeando, con alumnos autistas de diversas escuelas catalanas, la interacción con el usuario. Una vez validada esta fase, la aplicación estará ya disponible en Google Play como herramienta gratuita, para tablets de siete pulgadas y superiores.

Por otro lado, con una propuesta de calificación final de matrícula de Honor, José Manuel Delicado (estudiante de Ingeniería del Software con discapacidad visual en la Universidad Rey Juan Carlos), ha desarrollado una app accesible para monitorizar datos de salud. La plataforma está compuesta por un kit m-Health, que mide la respiración y parámetros como la temperatura, la resistencia o la conductancia de la piel. Los datos que obtiene los transmite de forma inalámbrica a una aplicación para iPhone.

Cuatro estudiantes de Ingeniería en Tecnologías de Telecomunicación de la Universidad Pública de Navarra (UPNA), Iosu Agudo Iriarte, Daniel Cerezo San Martín, Xabier Iparraguirre Zabaleta y Ainhoa Rojo Bonastre, han creado una aplicación que proporciona al paciente con enfermedad de Alzheimer estimulación, mediante ejercicios, con el fin de ralentizar el deterioro cognitivo. La aplicación cuenta actividades de comprensión verbal, memoria, toma de decisiones y estimulación auditiva/visual.

Los grupos de investigación de las universidades también trabajan en tecnología accesible. Por ejemplo, Indra y Fundación Universia están apoyando proyectos para reducir la brecha digital y poner la innovación al servicio de las personas con discapacidad. Así, cuentan con el apoyo proyectos como una app para mejorar la audición (audiSmart, del grupo de investigación SoftLab), propuesta por la Universidad Carlos III; Smile@Work, una solución para mejorar la formación profesional de las personas con discapacidad intelectual mediante "juegos serios" que simulen en 3D entornos y situaciones laborales cotidianas, ideada por la Universidad Politécnica de Catalunya; y Graces, una herramienta para mejorar el acceso de las personas ciegas a puestos de trabajo de alta cualificación en el desarrollo de software, propuesta por la Universidad Politécnica de Madrid.

Por otro lado, muchas comunidades autónomas han incorporado programas para el fomento de la cultura emprendedora, con iniciativas de sensibilización que buscan acercar el emprendimiento al Bachillerato y la Formación Profesional. Así, tres estudiantes del instituto de FP Repelega de Portugalete han desarrollado una app que permite a las personas con discapacidad localizar el aparcamiento de minusválidos libre más cercano a su posición.

Fuente: El Economista

Entidad adherida a: