Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Puedes leer más sobre nuestra política de privacidad aquí.

La reactivación del empleo incrementa la siniestralidad laboral

Los trabajadores con menos de un año en su puesto concentran un 35% de los accidentes · La formación, la experiencia y la prevención de riesgos laborales, antídotos contra la siniestralidad Los sindicatos creen que se ha utilizado la crisis económica para abandonar políticas de prevención

«No es normal que la tercera parte de los accidentes laborales los sufran personas con menos de un año de antigüedad en la empresa». Es el veredicto de Vicente Aparicio, director gerente de Asepeyo, con el que coinciden, con matices, observadores consultados por ABC, que demandan formación, incluso para trabajos eventuales. La siniestralidad laboral sigue siendo un lastre social que hay que atajar, con independencia de coyunturas económicas.En 2015, el índice de incidencia —número de accidentes de trabajo por cada 100.000 empleados con las contingencias profesionales cubiertas— subió un 4,3%, porcentaje que se eleva al 9,1% en los casos de siniestros con resultado de muerte. La tendencia alcista se ha mantenido en el primer mes de 2016, ya que los accidentes con baja han aumentado 6,8% con respecto a enero del pasado año. Algunos analistas subrayan que este incremento obedece a que también ha habido una reactivación del empleo. Otras voces, más críticas, atribuyen el repunte a la precariedad.

Siniestralidad

De 2005 a 2012, los índices de incidencia de los accidentes con baja describen una clara línea descendente — de 6.012 a 2.849—. Y en términos absolutos, se pasa de 890.872 a 408.537, si se toman como referencia los registrados en jornada de trabajo, y no los «in itinere» (los que se producen camino al trabajo, o de regreso a casa). Pero a partir de 2013, cambia la tendencia, ya que de los 404.284 accidentes de ese año, se pasa a 424.625 en 2014 y a 449.223 en 2015. Con los casos mortales ocurre algo similar. En 2015 se registraron 500 muertos en jornada de trabajo, a los que habría que sumar 108 «in itinere». Este enero, el número total de accidentes mortales ascendió a 51, es decir, 24 más que en el mismo mes del año anterior.

Contratos precarios

¿Por qué este repunte en la recta final de la crisis? Según algunos analistas, precisamente por ello, ya que al reactivarse el mercado de trabajo, por extensión, también hay más siniestros. Desde los principales sindicatos no están de acuerdo con esta valoración, al considerar que los datos más fidedignos para ver la evolución son los que se hacen de acuerdo al índice de incidencia y no con cifras absolutas.

Unos y otros sí coinciden en que la precariedad de muchos contratos, que carecen de periodos de formación, especialmente destinadas a personas que se incorporan por primera vez, está detrás de este incremento de la siniestralidad laboral. «De los 80.000 accidentes analizados, correspondientes a 2015, comprobamos que un 35% lo sufrieron personas que llevaban menos de un año en la empresa. No es normal esto», comenta a ABC Vicente Aparicio, director gerente de Asepeyo, aseguradora que representa al 16% del mercado. En su opinión, «refleje que la contratación que se está haciendo, en un porcentaje elevado, no es por contrato indefinido».

El dato es más inquietante si se toman como referencia aquellos casos de personas que llevan en su puesto de trabajo entre menos de un año y tres años, porque en esta orquilla se produce hasta el 50% de los siniestros. «Cuanto más antigüedad en la empresa, muchos menos accidentes » , sentencia Aparicio. Como prueba, entre quienes llevan más de 20 años en una compañía, la siniestralidad se queda en el 5,7%. «Esto desmonta la creencia de que los de mayor edad tienen mayor siniestralidad. Pues no es así — añade—. El hecho de estar formado, dominar el puesto de trabajo, tener una práctica, la formación que se le ha dado previamente... y la prevención de riesgos laborales, todo eso es un antídoto que previene la siniestralidad».

Con la excepción de los tres últimos años, para Aparicio es un hecho que «la siniestralidad en España, no solo en cifras absolutas, que también, sino en índice de incidencias, ha disminuido muchísimo. Llegamos a estar en el 9,5% en 2000 y el pasado año, en el 3,8%».

UGT denuncia «el alarmante repunte de las cifras de siniestralidad» y que « la crisis económica se ha utilizado como excusa para que las empresas abandonen sus inversiones en políticas de prevención de riesgos laborales». Según UGT, «la precariedad que se ha instalado en el mercado de trabajo es sinónimo de incremento de la siniestralidad laboral». Para frenar la tendencia propone más celo de la Inspección de Trabajo, mayor vigilancia para que se cumpla la normativa, o que se hagan públicas las sanciones.

CO.OO. apunta a la última reforma laboral que, en su opinión, ha precarizado las relaciones laborales, provocando una mayor desprotección.

Fuente: ABC

Entidad adherida a: