Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Puedes leer más sobre nuestra política de privacidad aquí.

"Los cambios sociales y tecnológicos deben unirse a una sensibilidad social integradora para avanzar en accesibilidad"

ENTREVISTA - José María Lassalle ocupa en este momento la Secretaría de Estado de Cultura y es presidente del Foro de la Cultura Inclusiva, que persigue facilitar el acceso a la cultura en condiciones de igualdad a las personas con discapacidad. A su juicio, una persona activa culturalmente, es decir, inquieta intelectualmente y cuya aproximación a la vida es la de tratar de desentrañar la complejidad contemporánea, cuenta con unas herramientas excepcionales para situarse en la posición del otro y comprender las dificultades de las personas con discapacidad.

A principio de año se produjo la última reunión del Foro de la Cultura Inclusiva. ¿Qué información se extrajo del seguimiento de la aplicación de la Estrategia Integral Española de Cultura para Todos?

En la última reunión del foro se informó, por parte de los diferentes vocales, de los objetivos que se persiguen y de las acciones que se están desarrollando en el marco de la Estrategia Integral Española de Cultura para Todos. La actividad que realizan todos los miembros del foro en el ámbito de la integración, la inclusión y la accesibilidad de las personas con diversidad funcional a los diferentes ámbitos de la cultura es muy nutrida e intensa.

¿Por qué es necesario el Foro de Cultura Inclusiva? ¿Cuándo, cómo y por qué se crea el Foro de Cultura Inclusiva?

Se constituye como órgano de seguimiento de la Estrategia Integral Española de Cultura para Todos que el Consejo de Ministros aprobada en julio de 2011 y trata de integrar las acciones y objetivos de los diferentes agentes en este ámbito. Surgió como una iniciativa conjunta de los ministros con competencias en Sanidad, Política Social y Cultura para dar cumplimiento a los objetivos asumidos por nuestro país al ratificar la 'Convención internacional sobre los derechos de las personas con discapacidad'.

Muestra del enorme compromiso que existe en la Secretaría de Estado de Cultura con el desarrollo de medidas que traten de facilitar el acceso a la cultura en condiciones de igualdad para las personas con diversidad funcional es que en 2013 se decidió que fuera el secretario de Estado de Cultura quien ostentara la presidencia del Foro.

¿Podría citarnos algunos de los nuevos proyectos planteados en el foro para 2015?

En el año 2015 se inaugurará el Teatro de la Comedia, sede de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, tras haber sufrido un completo programa de reforma y actualización de sus instalaciones, contará con las mayores condiciones de accesibilidad.

Asimismo, en la pasada reunión los diferentes miembros del Foro anunciaron las acciones que se realizarían en este 2015 y que suponen una novedad. Entre ellas, las actuaciones en infraestructuras que llevará a cabo Patrimonio Nacional, quien nos comunicó que a pesar de las evidentes dificultades a las que se enfrentan para intentar hacer accesibles los edificios históricos que gestionan, en 2015 se profundizará en la accesibilidad del Palacio Real y se intervendrá sobre el Palacio de la Almudaina y el de Aranjuez.

¿Por qué es importante incidir también en la accesibilidad cognitiva y no sólo en la física para acceder a la cultura?

Las instituciones culturales deben procurar ser foros de intercambio de conocimiento y, por tanto, ofrecerse a sus usuarios como lugares abiertos, integradores e inclusivos. Esto incluye acercar sus contenidos tanto a las personas con discapacidades físicas como cognitivas, en definitiva a aquellas que con diversidad funcional de cualquier tipo.

¿Cuáles son los pros y las contras de un modelo cultural como el español? ¿Cómo sería el modelo cultura ideal? ¿Qué podría aprender el modelo cultural español del estadounidense por ejemplo?

El modelo cultural español viene determinado por el mandato constitucional de garantizar el acceso de los ciudadanos a la cultura. Además, viene condicionado por un modelo territorial descentralizado en el que tres niveles administrativos diferentes tienen competencias en esta materia.

La crisis económica que hemos sufrido estos años ha puesto de manifiesto una importante falta de comunicación y cooperación entre estas tres administraciones y una superabundancia de infraestructuras de costoso mantenimiento. Es muy probable que una de las causas de esta inflación de estructuras venga de un déficit histórico en equipamientos culturales provocado, a su vez, por la situación de aislamiento cultural del periodo anterior a la Constitución.

En este sentido, debemos planificar instituciones más sostenible y más cercanas a las necesidades de los diferentes agentes que operan en el ecosistema cultural y que respondan a procesos de comunicación cultural entre administraciones.

Por otro lado, la responsabilidad e implicación de la sociedad civil en las instituciones culturales no han sido suficientemente fomentadas y su sostenimiento se ha centrado en los presupuestos públicos.

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha impulsado cambios legislativos para mejorar los incentivos fiscales a la participación en actividades culturales con especial atención al micro mecenazgo. Entendemos que además de favorecer el sostenimiento económico de una institución, esta participación provoca una mayor implicación y, por tanto, una mayor imbricación de la sensibilidad social en las estructuras culturales de un país. Este es probablemente el aspecto del que podamos aprender más del modelo estadounidense, que tradicionalmente ha sido una sociedad con una gran responsabilidad social y con grandes mecenas.

¿Cuáles son las medidas más importantes puestas en marcha en este plan para que las personas con discapacidad puedan disfrutar de la cultura en condiciones plenas de accesibilidad?

En el año 2014 se puso en marcha el proyecto para crear la 'Biblioteca accesible' en el que colabora la Fundación CNSE y que supone crear un repositorio virtual en lengua de signos y desarrollar un lector digital para dispositivos móviles específico para personas sordas. En este mismo ámbito, el de los libros y la lectura, se apoya el 'Premio Internacional de cuentos escritos por personas con discapacidad'.

En el plano de las infraestructuras, quisiera destacar la apertura del Museo Arqueológico Nacional. Desde el inicio del proceso de su ingente reforma se proyectó como un museo completamente accesible y que incorpora las últimas tecnologías disponibles. También se han realizado reformas parciales para lograr una mayor accesibilidad a los espacios expositivos que dependen de la Secretaría de Estado que dirijo, como por ejemplo, el Museo del Traje.

Asimismo, la eliminación de barreras físicas y la apuesta por la accesibilidad nos ha llevado a continuar con los trabajos para adaptar los centros de artes escénicas que se gestionan desde el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música. Y, en ese mismo ámbito de gestión, desde el Inaem, organizamos en 2014 las jornadas sobre inclusión social y educación en las artes escénicas para favorecer el encuentro e intercambio de profesionales y proyectos que favorezcan la inclusión, la educación y la difusión de nuevas herramientas de trabajo en este ámbito.

En cuanto a ayudas financieras, el año pasado firmamos un convenio con el Instituto de Crédito Oficial (ICO) que facilita el acceso a financiación para la instalación de equipos que mejoren la accesibilidad a salas de las personas con discapacidad.

Al plan también se sumaron nuevas actuaciones. ¿Podría explicarnos cuáles son?

En concreto puedo destacar el proyecto 'Museos Más Sociales' que está poniendo en marcha la Subdirección General de Museos Estatales y que consiste en enfocar las diferentes actividades de los museos estatales hacia una concepción de estas instituciones como espacios integradores, abiertos y accesibles a todos los públicos. Se trata de desplegar una sensibilidad inclusiva, intercultural e integradora y sostenible dentro de nuestros museos.

Por otra parte, la Secretaría de Estado de Cultura está colaborando con la Fundación CNSE para desarrollar el primer lector digital específico para personas sordas. Se trata de una aplicación móvil que, además de ofrecer acceso a una biblioteca de contenidos en lengua de signos, permita a los usuarios crear sus propias historias.

En el ámbito de las artes escénicas y la música, las diferentes unidades que dependen de la Secretaría de Estado se desarrollan proyectos y actividades como el festival de teatro 'Una Mirada Diferente' dedicado específicamente a las Artes Escénicas y la discapacidad. Por otro lado, la implantación del proyecto 'Teatro Accesible' trata, en colaboración con la Fundación Vodafone, de facilitar la accesibilidad a personas con discapacidad sensorial.

Otro de nuestros objetivos es regular para que, en el ámbito cinematográfico, los exhibidores informen sobre las opciones de accesibilidad a personas con discapacidad, así como de la existencia de mecanismos de subtitulado y audiodescripción.

Hace poco en Lisboa, en un coloquio sobre desarrollos culturales en el siglo XXI, afirmó que el gran reto de este siglo es “desactivar los miedos, las tensiones, la propensión a la intolerancia y a la generación de sufrimientos". ¿Nos lo explica?

Los procesos globalizadores y de aceleración en las comunicaciones y el proceso de la información están provocando la división de la sociedad en dos partes: aquella que domina estas herramientas y, por tanto, se maneja a nivel global y aquella apartada del acceso al conocimiento.

Esta división provoca que gran parte de la comunidad global se sienta amenazada en su identidad por estos procesos uniformadores. Como siempre la educación y la cultura son claves para garantizar el acceso de los ciudadanos a las herramientas de acceso al conocimiento. La tolerancia, la inclusión y los enfoques sociales no deben ser pasados, sobrepasados por el vertiginoso aumento de la velocidad digital de cálculo.

¿En qué sentido contribuye a ello el carácter polifacético en torno a la interpretación de la cultura que ofrece “recrear nuestra propia dignidad y nuestra capacidad para entender el sufrimiento de los otros"? En esta línea, ¿cómo cree usted que contribuye la cultura para entender a las personas con discapacidad?

Cualquier aproximación a nuestra identidad, individual y colectiva, está definida por nuestro contexto cultural. Entendemos la cultura como el conjunto de aproximaciones, tanto de naturaleza material como inmaterial a las cuestiones trascendentes de nuestra vida, es decir, la forma en que hemos tratado de aprehender nuestro entorno y nuestras relaciones.

Por tanto, una persona activa culturalmente, es decir, inquieta intelectualmente y cuya aproximación a la vida es la de tratar de desentrañar la complejidad contemporánea contará con unas herramientas excepcionales para situarse en la posición del otro y comprender las dificultades que se le presentan a las personas con discapacidad.

¿Qué tendríamos que hacer, qué tendría que pasar o cómo tendría que ser la sociedad para que todo lo concerniente a la cultura que se cree, así como los lugares en los que podamos disfrutar de ella sean accesibles? ¿Es totalmente utópico? ¿Cómo podríamos acercarnos más a esa idílica, pero justa realidad?

Estamos sumergidos en un tiempo de profundos cambios sociales y tecnológicos en los que se está haciendo posible a cada momento lo que en el anterior parecía inalcanzable. Estos avances en las comunicaciones, en el transporte, en la medicina, y por tanto, en la forma en la que nos relacionamos, tanto con lo que nos rodea, como entre nosotros, deben unirse a una sensibilidad social integradora para permitirnos avanzar de forma muy significativa en accesibilidad.

Cultura y discapacidad...

Las diferentes prácticas artísticas buscan, en último término, proporcionar nuevas formas de entender el mundo y nuestra forma de estar y relacionarnos en él. En este sentido, no puedo pensar en un ámbito con un interés mayor por integrar tanto agentes activos como en el rol más habitual de espectadores, a las personas con discapacidad. En este sentido, nuestro esfuerzo siempre se enfocará hacia la plena integración, la normalización y la inclusión.

Fuente: La Información

Entidad adherida a: